HISTORIAS DE LA CIUDAD, LA NOCHE, LOS AUTOS Y LA RUTA

HISTORIAS DE LA CIUDAD, LA NOCHE, LOS AUTOS Y LA RUTA

"Ya he escrito toda la carretera. He ido rápido porque la ruta es rápida. Es sobre tí, sobre mí y sobre el camino"
(Carta de Jack Kerouac a Neal Cassady fechada el 25/5/51)





viernes, 15 de octubre de 2010

CHARLA CON UN PUMA


“Si un hombre aspira a una vida correcta, su primer acto de abstinencia es el de lastimar animales” (LEON TOLSTOI)


La página 33 del diario Clarín del 12 de agosto de 2010 traía la noticia ilustrada por la foto de un felino rugiente: “El Ministerio de la Producción de la Provincia de Río Negro ofrecerá 500 pesos por cada ejemplar de puma muerto, debido a que estos animales provocan daños importantes a la ganadería ovina y vacuna”. El artículo del matutino ampliaba la información agregando: “El Director General de Ganadería señaló que los Gobiernos de Chubut y Santa Cruz ofrecen recompensas aún mayores por su caza” y “…los propios ganaderos son los primeros interesados en terminar con esta plaga predadora de ovejas”.
Así, las autoridades gubernamentales, de común acuerdo con el sector de productores de ganadería sellaron un oscuro pacto decidiendo el aniquilamiento del viejo “León Americano”, dueño antiguo de las Pampas, que, agazapado en la oscuridad, ignora la promulgación de la siniestra normativa que ahora dictó su sentencia de muerte por afectar intereses comerciales.
Le han puesto precio a tu cabeza, puma legendario, como en el viejo oeste norteamericano, bajo tu retrato un grupo de obesos burócratas asociados a millonarios hombres de negocios, han colgado la leyenda de “BUSCADO”. Más vale que te ocultes ahora, viejo cazador de la estepa y del monte. La norma no excluye hembras ni crías. Los muy cobardes saldrán a buscarte con armas a repetición y miras nocturnas. Y ellos cazan por dinero.
Déjame hacer un fuego bajo las estrellas de esta noche, y contarte algunas historias antes de que ellos vengan por ti, hermano puma (como podría llamarte el joven de Asís). Los de mi raza dicen que soy buen narrador. No se si sea cierto, pero quizá te ayude a aplacar un poco los nervios entre los grillos y búhos de esta deliciosa oscuridad.
Por motivos fáciles de adivinar, los políticos de turno siempre han tenido una marcada preferencia por los rebaños en detrimento de los espíritus libres de los verdaderos aventureros como vos. Los rebaños son fáciles de manejar, como los autos modernos. Las ovejas que los integran se pueden dominar fácilmente haciendo que vayan en tal o cual dirección. Son muchas, todas iguales y se pueden guardar a presión, comprimidas en un corral cuando su dueño lo decide. Son baratas de alimentar, nunca se revelan, agachan la cabeza y comen siempre las mismas pasturas.
Esas ovejas son tantas y tan parecidas que hasta resulta difícil diferenciar una de otra. Se las saca a pastar todas las mañanas para volverlas a guardar en sus corrales al caer el sol.
¡Pero vos sos tan distinto, querido puma! A través de los siglos nunca dejaste de ser salvaje. El hombre jamás pudo domesticarte. Siempre fuiste una amenaza para los rebaños, cuyos dueños se estremecen al ver tus huellas frescas cerca de sus propiedades. Nadie te quitará nunca tu libertad. Y por sobre todas las cosas, tienes la energía, la fortaleza y la ferocidad necesarias para la más sagrada de las misiones: la cacería nocturna, esa que tanto nos apasiona.
Debes saber, desde ya, que no todos los humanos somos iguales a esos que hoy te persiguen, así que no me consideres tu enemigo. De hecho puedo contarte que conozco grupos de soñadores apasionados por una ilusión. Luchadores incansables y aventureros cultores del viejo rito de la amistad, que salen totalmente del molde del cual salieron los mediocres que ahora vienen a cazarte.
Como recordarás, hace algunas décadas, estas rutas eran surcadas por autos que parecían salidos de un fantástico sueño. Majestuosas naves como el Kaiser Carabela dejaban una estela de magia a su paso por estos caminos con sus líneas sobrenaturales. Chevys de dos y cuatro puertas con amarillos canarias y rojos mandarines iban y venían como flechas con sus bajadas en forma de fastbacks. Fabulosos Falcons de redondos faros y parrillas cromadas cortaban el viento de las Pampas en trazos infinitos. Y una aventura producto de un sueño acelerado con varios carburadores, hacía kilómetros e historia, su nombre: Torino.
Todos ellos, mi amigo, al igual que vos, rugían. Y ese rugido gritaba la proclama patriótica de una vieja canción de valientes: libertad, libertad, libertad.
Desde hace décadas ya habrás notado que casi no se escuchan esos rugidos. Solo las ovejas, solo las ovejas. Esas que no tienen garras, ni colmillos, ni violentos paragolpes de hierro, ni chasis en forma de “H” o de araña, ni cromadas parrillas, ni el espíritu del cazador, ni seis cilindros, ni el aliento agitado del perseguidor de asustadas presas, ni tonelada y media de puro metal, ni los recuerdos de inolvidables cacerías.
¿Así que ahora los muy cobardes pagan por cada puma muerto? Déjalos entonces acercarse y afilemos nuestras garras sobre alguna piedra para el zarpazo yugular de quien sabe pelear en la distancia corta. Esa en la que pelean solo los bravos.
Hoy vienen por ti, mañana quizá lo hagan por mí o por mi carro de combate, que tanto los asusta. Los asusta la fuerza, lo salvaje, el alma del predador que ellos no tendrán jamás.
Vos y yo hemos visto aparecer y morir tantas ovejas a esta altura. Y ya nadie las recuerda, ya sea que estén cubiertas de lana o plásticas carrocerías.
Así que sigamos avivando el fuego en esta noche de estrellas silenciosas y recordemos otras historias de tus cacerías…y de las mías. Antes de que los puntos rojos de las miras se posen sobre nosotros.
Lamento mucho que ahora quieran exterminarte, como alguna vez también lo hicieron con los indios que poblaban estas mismas tierras para luego subdividirlas y repartirlas entre los ancestros de quienes hoy pusieron precio a tu cabeza.
Por último, solo me queda agradecerte, mi “amigo puma”, como alguna vez cantara un ídolo popular de la zona sur. Agradecerte nunca haber cambiado, aunque ello te haya llevado a esta blasfema sentencia de muerte con un precio por tu cabeza. Porque tu nunca perteneciste a esos rebaños que aún sigues atacando.
Si algún día o alguna noche llego a verte con mi Chevy al costado de una ruta de esta Pampa silenciosa, no temas. Solo pararé para hacerte luces a modo de saludo respetuoso y continuar mi camino. Tú sigue con tu leyenda, yo seguiré con la mía.


CESAR RODRIGUEZ BIERWERTH

45 comentarios:

  1. Apoyo tu mensaje, un abrazo hermano, tu cuento me emocionó y que muchos lo lean así se respeta la naturaleza y la vida.Brillante.

    ResponderEliminar
  2. Que dejen vivir a esos animales hermosos! Tu relato me hizo comprender en qué peligro está esa especie y me hizo sentir por un momento su naturaleza salvaje y también injustamente sentenciada, pude sentirme "puma" por un momento, como bien dijiste, como en otros tiempos sentenciaron a los pueblos originarios.
    Espero que muchos te lean y los hagas pensar, que lo tuyo se difunda.Abrazos.Ruben.

    ResponderEliminar
  3. Muchísimas gracias por haber entendido y disfrutado un cuento que escribí a partir de recortar un artículo de un diario. Y que bueno, Rubén, que te hayas sentido puma por un rato.

    ResponderEliminar
  4. exelente amigo, hace rato ganaste un fans con manifiesto y la segunda cruzada, es muy bueno el mensaje que entregas, tanto hacia la ecologia y la peservacion de nuestro patrimonio historico y mas la pasion que estas maquinas nos despiertan, para que esos sensores que estan por debajo del pavimento sigan vibrando, no hay que abandonar la lucha, a parte de fans, te ganaste un amigo, un abrazo y estamos en contacto. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Tus historias...van a"hacer historia", amigo! Vamos para adelante con ese espíritu libre que quiere y defiende lo verdadero , lo que importa, lo que es libre y hermoso, como un puma,¿cómo van a extinguir a esa especie maravillosa?, a Dios gracias existen otros como vos que defienden lo que los mediocres no pueden valorar.Te sigo como fierro en tus cuentos y en tu defensa de lo que vale la pena defender. Darío.

    ResponderEliminar
  6. Es uno de tus mejores cuentos!!! Siempre te superás a vos mismo y nos hacemos emocionar con tu sensibilidad y maestría para escribir. Como dice Darío tus historias van a haver historia...
    Beijos, Luciana desde Barão Geraldo, Campinas, Brasil.

    ResponderEliminar
  7. Otra emoción fuerte, de las que nos sorprendés en cada cuento, este yo lo llamaría extraordinario, tu estilo, tu manera de transmitir sentimientos, hacés que uno viva lo que nos contás, un capo! Seguí y yo te sigo en cada cuento, siempre dejás un mensaje que se te queda en el corazón.Fuerza y vamos, maestro!.Sergio.

    ResponderEliminar
  8. Excelente! Un cuento para no olvidar , una gran defensa de lo verdadero, lo que no entienden las mentes chiquitas, como dijeron Darío y Luciana , tus historias van a hacer historia, un grande .Un abrazo de puma.Jorge.

    ResponderEliminar
  9. Un abrazo de puma pra vos también, Jorge. Y para Sergio, Luciana, Darío y Marcelo (quien es también un luchador en favor de los autos clásicos). Feliz de que les haya gustado. CESAR.-

    ResponderEliminar
  10. Desde el princiio hasta el final, tu relato me llegó al corazón, esas líneas donde decís que los mismos que mataron indios para quedarse con sus tierras y subdividirlas son los ancestros de "estos " que le pusieron precio a la cabeza del hermoso puma...cuánta razón tenés, nos ayudás a pensar y dan ganas de hacer también una Cruzada" (también vi tu video y me conmovió), una Cruzada para defender a los pumas y que se le de valor a todo lo que se resiste a ser "rebaño", a todo lo que tiene una esencia única, salvaje, libre que no hay que perder. Te admiro por cómo transmitís emoción .Muy bueno, lo tuyo, y espero que sigas .Un saludo y abrazo.Hugo.

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno. Felicitaciones, seguí siempre con tus historias y mensajes que van al corazón.Abrazo , y dale para adelante.

    ResponderEliminar
  12. No quiero ser repetitivo porque leí los comentarios y parece que a todos tus histotias nos llegan al corazón, sin dudas.Un abrazo.Ariel.

    ResponderEliminar
  13. Te felicito por poner tu talento al servicio de la defensa de la naturaleza y el buen gusto.Epero que sigas.Saludos .

    ResponderEliminar
  14. Genio! Esta historia la transmitís con mucha fuerza, y llega.Seguí , dale.Un abrazo desde Barracas.Juanjo.

    ResponderEliminar
  15. hola cesar te juro que vi tus videos y estas lineas que escribiste del puma y estoy muy emocionado por todo eso te cuento que tengo una chevi serie 2 y estoy pasando un problema economico muy dificil y la iva a vender pero un amigo de pinamar me paso tus videos y la verdad me hicieron llorar y ni muerto vendo a esta furia que ruge todos los domingos por la costa de mar del plata gracias amigo y vamos chivo carajo

    ResponderEliminar
  16. De nuevo gracias. Y en cuanto a tu comentario, Javier: que bueno, realmente lo que me contás. Me alegra de alguna manera haber hecho algo para que no te separes de algo tan único e importante. Y que bueno que seas de Mar del Plata donde viví 2 de los mejores años de mi vida, y a donde cada tanto vuelvo con mi chevy. Un abrazo.-

    ResponderEliminar
  17. Grande amigo! Tus historias nos hacen sentir más pasión por nuestros chivos rugientes! Que rugan por siempre gente!Bien por vos Javier que decidiste defender tu chevy seie 2, y bravo por vos César, genio, que nos inspirás estas cosas, fuerza amigos, y césar adelante , te seguimos.Luis.

    ResponderEliminar
  18. Me emocionó tu historia, me pareció ver a los hermosos pumas escondidos, en lo poco que queda de naturaleza, con los ojos brillantes, acechando, y a vos haciendo señas con tu Chivo, en su honor, qué garra genio, que sigan tus videos y cuentos, esta pasión no se agota. fede.

    ResponderEliminar
  19. Qué relato lleno de verdades y mucha emoción.me llegó,te felicito, y dale que te sigo, vi tus videos, un capooooo! Fuerza y seguí.

    ResponderEliminar
  20. Que la hermosura de los pumas, como la de nuestros fierros vivan para siempre, que nada nos detenga.Sos un grande , amigo!

    ResponderEliminar
  21. Maravilloso tu cuento, me sentí cerca de la naturaleza de ese animal hermoso, que se levanten más voces como la tuya que escribís como un capo, me llegó , y se que tu cuento va a despertar a mucha gente , y sobre esto nos abrís los ojos.Un saludo .Beto.

    ResponderEliminar
  22. Un excelente trabajo, genioooo !!!!!No dejes estos cuentos que nos aceleran el pulso, muy buenos.Saludos desde Banfield.

    ResponderEliminar
  23. César, hoy te mandé dos comentarios por tus Crónicas de Cuba, una cuando la leí, y la segunda despues de leer cuentos y ver tus videos, ahora te quiero felicitar por este relato , porque escribís muy bien, emociona.Espero que sigas.Germán.

    ResponderEliminar
  24. Muchas gracias, Germán por tus comentarios aquí y en la nota de Cuba. Me alegra que sigas mis textos.

    ResponderEliminar
  25. capooo!!!!Un cuento inolvidable!!!Dan ganas de involucrarse y defender a los pumas, tal vez alguna vez tendremos que juntarnos para defender nuestros fierros, afilemos las uñas, amigos, y a vos César, no hay palabras son un genio.Carlos.

    ResponderEliminar
  26. Genio! Estuve leyendo los otros compemtaros y coincido, un relato con todo, amor por los clásicos que tanto valoramos y defendemos y amor por la naturaleza, defensa de lo que es digno de defenderse y dicho todo con corazón, sos un master.Dani.

    ResponderEliminar
  27. Felicitaciones por tu talento y tus videos , Crónicas y relatos, pero este del puma...me mató! Excelente amigo, siempre te sigo, sos genial y llegás al corazón, pumas y autos clásicos...por siempre !!!!!! Saludos,desde Longchamps.Norman.

    ResponderEliminar
  28. Grande César por tus videos que vengo disfrutando, tus Crónicas y este cuento que se te mete en el alma, como dijo Norman pumas y autos clásicos, por siempre. Sos un capo escribiendo , tenés una capacidad muy grande, dale que todos los fierreros estamos con vos, y que los hermosos pumas vivan libres, como nosotros en nuestros fierros. Abrazo genio.Gerardo.

    ResponderEliminar
  29. Desde Glew te mando un abrazo y te felicito! Nos encolumnamos detrás tuyo , defendiendo pumas, y todo lo que es bueno defender, los fierros, las rutas, el viento en la cara, las aventuras , los sueños, siempre para adelante, rugiendo . Seguí, somos muchos los que seguimos tus caminos , que son los nuestros, y vamos juntos, man, siempre juntos.Dardo.

    ResponderEliminar
  30. Sigamos juntos entonces, Dardo. Abrazo de puma.

    ResponderEliminar
  31. Excelente! Felicitaciones y rugidos!. Pedro.

    ResponderEliminar
  32. Muy groso tu cuento, bien por tu defensa de los pumas, te felicito, escribís muy bien sos re capo, dale que nos das emoción con todo lo que nos llega de vos.Un saludo desde Lanús.

    ResponderEliminar
  33. Excelente tu charla con un puma, lo leímos con mi viejo, a los dos nos dio mucha emoción , que sigas rugiendo vos y tu Chevy! Mi viejo y yo te bancamos, y te mandamos un saludo desde Burzaco. Marcos.

    ResponderEliminar
  34. Sigo dando las gracias por los comentarios, y en particular a Marcos por ser de Burzaco donde en la década del 30 mi abuelo y un grupo de soñadores como él tuvieron la idea de ponerle nombre al equipo de fútbol que armaron y sin saberlo estaban fundando un club que aún existe: San Martín.

    ResponderEliminar
  35. Tu abuelo fundó el Sanma !!!! Qué capo, te felicito, es el orgullo del barrio nuestro Sanma, te mando un abrazo para vos y para tu abuelo, y si él ya no está en el mundo, le mando un abrazo igual, seguro que le llega.Le hacés honor a tu abuelo, man.Un genio.Marcos.

    ResponderEliminar
  36. Si, Marcos. Mi abuelo fundó el Sanma y fué el primer arquero que tuvo el equipo. Y, si bien ya no está en este mundo, cada tanto se aparece en alguno de mis cuentos. Un abrazo.-

    ResponderEliminar
  37. Todo Burzaco te abraza César, un saludo grande , siempre amigos, y seguí haciédole homenajes a tu abuelo en tus cuentos, el fundador del Sanma, un campeón.Un abrazo con todo el corazón.Marcos.

    ResponderEliminar
  38. Me conmovió tu historia.Felicitaciones, y gracias por encontrar la forma de llegar al corazón de la gente y representar a los que no podemos expresarnos como vos.Un saludo , con emoción .

    ResponderEliminar
  39. Guau! sorprendente! abrazo grande.

    ResponderEliminar
  40. Felicitaciones, una historia que emociona, conmueve, seguí por este camino amigo.Saludos , Euge, de Adrogué.

    ResponderEliminar
  41. "Charla con un Puma" es creo, por lejos, el mas comentado de todos mis cuentos. Y aprovecho para seguir agradeciendo a todos aquellos que me lo hacen saber. Actualmente empecé a escribir un nuevo texto a mitad de camino de una fábula donde también aparecen animales en roles protagónicos. En breve estará en este blog y seguramente también en la TC Urbano. Saludos.-

    ResponderEliminar
  42. Esperamos tu nuevo texto, César, excelente idea, te seguimos en tus historias fielmente.
    Seguí adelante.Beto.

    ResponderEliminar
  43. Si bien todos tus cuentos me impactaron, este para mi, fue increíble, me dieron ganas de hacer una campaña de defensa , por estos animales hermosos que los quierenexterminar, te felicito por ayudarnos a tomar conciencia de estas cosas y difundirlas, siempre ayuda saber y conocer el peligro y de donde viene el mal.Te felicito, amigo.Lauro.

    ResponderEliminar
  44. Qué relato!Muy bueno y verdadero, ayuda a comprender muchas cosas, lo que pueden los intereses de unos pocos mezquinos llenos de plata! Una condecoración para vos, amigo.Lino.

    ResponderEliminar
  45. La verdad, cada uno de tus relatos me pone la piel de gallina, No sabes la de cosas que estoy haciendo, juntando peso por peso para poder llegar a comprarme esa Tan anhelada Torino TSX que me apasiona, Cada ves que leo alguna de estas obras de arte, mis pensamientos vuelan e imagino esa majestuosa cupe andando por las calles de mi querido Claypole, un abrazo y seguí así Genio!

    ResponderEliminar